La guía de vida saludable de una mujer mexicana

Por Carmen Rioja

Ya que cada día representa nuevos retos para salir adelante, la mejor apuesta en la vida es ser felices durante nuestro efímero paso por el planeta, respetando el entorno. Y si alguna meta habremos de tener hacia el futuro, será el dejar esta casa mejor que como la encontramos. Restaurar el planeta, su diversidad sustancial y entender la gracia de estar vivos como un evento sagrado, nos dará la fuerza para ver y encontrar las nuevas oportunidades de constituirnos en una sociedad saludable con individuos fuertes e interacciones no solamente funcionales sino creativas. 

¿Cómo podemos encontrar el equilibrio perfecto para una vida amplia en salud en todas sus dimensiones? El camino ya ha sido trazado y analizado según diferentes culturas y en distintas épocas. Cada contexto genera su propia solución. Puedes elegir buscar este equilibrio desde diversas posturas filosóficas o religiosas, pero lo cierto es que la práctica hace al maestro y la experiencia en comunidad e intercambio de conocimiento acelera el progreso.

La Organización mundial define la promoción de la salud como “proceso que permite a las personas incrementar el control sobre su salud”. Es decir, el arte de vivir saludablemente requiere que aprendamos a generar y gestionar nuestras propias herramientas tanto individualmente como en grupo. Pues qué mejor momento para hacer nuestra esta empresa. 

Desde el lugar en el que estemos, busquemos la forma de crear hábitos nuevos que sustituyan poco a poco aquellas prácticas menos saludables. Puedes escribir en una libreta todos los días los cambios que has hecho y los estados de mayor bienestar que puedas registrar, así sabrás cómo es tu progreso hacia una vida más plena y por qué no, ¡más divertida!

En San Miguel de Allende y en todo México hay mercados fabulosos, llenos de frutas frescas tropicales y de todas clases, vegetales variados de diversos colores y texturas, que están disponibles para todos los bolsillos. En esta nueva etapa tendremos que ser muy estrictos con nuestra propia higiene al manipular las compras y desinfectar, cocinar adecuadamente cada ingrediente, pero debemos también ser proactivos para consumir aquello que es bueno para nuestro cuerpo, rico en nutrientes, vitaminas y minerales, salir a encontrar ingredientes frescos, locales, de comercio justo, es una divertida misión. En particular me gusta visitar la Vía Orgánica en la Colonia Guadalupe y el Mercado Ignacio Ramírez por sus maravillosas florerías y puestos de fruta. Y recuerda…

Come delicioso: La salud inicia con lo que ponemos en nuestra boca. Un simple betabel hervido y laminado en rodajas, con jocoque y semillas de hemp, perejil picado, vinagre o limón y sal de Colima, es de lo más delicioso, sano y fácil de preparar. Esta misma receta funciona con otros vegetales o frutas como la sandía y resulta irresistible. 

Toma una clase: El acervo de clases virtuales que se ha generado y acumulado en los últimos meses es en verdad extraordinario, ¡he aprendido más por Zoom en los últimos meses que en mi última visita presencial a la Feria del Libro de Guadalajara. Y encima, toda la Feria de Guadalajara llegó de todas maneras a mi correo electrónico en paquetes enteros de información, conferencias y buenas recomendaciones. Sólo tienes que buscar en las páginas web de estas organizaciones sus videos para disfrutarlos.

Lee un libro: Todos necesitamos un tiempo con nosotros mismos y he encontrado que la salud espiritual está profundamente ligada con la paz interior y el derecho a leer. Elegir un libro y leerlo es un ejercicio de libertad que siempre deberíamos ejercer. Esta semana conseguí el libro Genealogías de Margo Glantz, una de las voces femeninas del país más contundentes. Ella dará una charla en el Festival de Escritores de San Miguel de Allende esta semana, aún puedes inscribirte y apoyar una buena causa educativa.

Pasea con compañía: Somos afortunados de vivir y de estar rodeados de parajes naturales que son de robar el aliento. Busca compañía para caminar y descubre los bosques de mezquites en las riveras del Río Laja, o sube a caminar a algún pueblito bello como Cabras para disfrutar la vista de la presa desde las alturas. Yo estoy planeando un viaje a México para visitar los corredores naturales de Ciudad Universitaria y el bosque de Los Dínamos. Siempre hay un lugar a dónde ir. Pero si vas a visitar un parque, consulta los horarios y medidas de restricción por COVID. 

Canta una canción: La salud tiene todo que ver con la felicidad. Aprende una nueva canción y canta. En las recientes investigaciones sobre Alzheimer, la enfermedad de la pérdida de la memoria en personas mayores, se ha encontrado que la memoria musical tiene una perdurabilidad mayor que otros recuerdos. Es por esto que recomiendan ejercitar la memoria con melodías y letras que verdaderamente disfrutes. ¡Quién lo díría! Así que, a cantar en la regadera, en el coche y a donde quiera que vayas. ¡Hasta pronto!

Carmen Rioja (1975) Nació en el norte de México y pasó la infancia entre las ciudades de Sabinas, Coahuila y Monterrey. Le gusta escribir historias o poemas y arrojarlos en botellas al mar. Carmen ha publicado los libros La Muerte Niña y Rojo 43.

Yoast SEO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.